Festival de Cine Adulto

Tu nueva Guía de Festivales para adultos

¿Os apetecen unos juegos sexuales?

Que mejor hay en un día d everano como hoy que plantearnos unos pequeños juegos sexuales para salir de la monotonía. La rutina acostumbra a ser precisa para nuestra vida rutinaria mas hay un riesgo… puede transformarse en monotonía. Para mí, la monotonía es aquella rutina que se hace hastiada, que no nos apetece y que nos gasta, aun que nos repugna. Fijaos: las personas tendemos a hacer siempre y en todo momento lo mismo y a dejarnos capturar por la rutina y eso puede conducirnos a esa monotonía. Y cuando nuestra sexualidad entra en el terreno de la monotonía… la chispa puede desaparecer. Cuando relacionamos el sexo con algo hastiado, no nos apetece reiterar… De ahí que puede ser bueno hacer algo para romper ese hastío y también impedir que dejemos de disfrutar de nuestra sexualidad.

Ya antes que nada: todo juego sexual ha de ser permitido por todos y cada uno de los participantes. En un caso así, por los dos miembros de la pareja. El día de hoy ponemos en el escaparate diez juegos a los que quizá ya jugáis. Mas, en consulta, nos hallamos en muchas ocasiones con la incapacidad para ampliar el abanico de juegos, de ahí que comenzamos por cosas supuestamente fáciles. Desde acá, cada quien marca su grado de implicación y de qué forma prosigue el juego…

1. JUGAR A NO VER

Venda los ojos a tu pareja y juega con su cuerpo. No es preciso que tengas ningún kit profesional para esto. Quítale la camisa y úsala para taparle los ojos. Cuando tenemos un sentido inhabilitado, fortalecemos el resto. Y si privamos la visión de nuestra pareja pueden pasar múltiples cosas: quien tiene los ojos vendados fortalecerá los otros sentidos, especialmente el tacto, va a sentir curiosidad y cierto misterio por no ver qué sucederá, no deberá hacer nada, solo gozar, debe tener confianza con la pareja para disfrutar del instante y no padecer con lo que pueda acontecer… y quien puede ver domina la situación y puede hacer lo que desee (en los factores de confianza y de acuerdo acordados con la pareja)

dos. ATAR AL OTRO

Tampoco son precisas unas esposas, se puede anudar a la pareja con cada pata de un pantalón, de unas medias, etc.. Esta vez, inmovilizamos a la pareja y quien es atado debe dejarse tocar y disfrutar y quien toca asimismo es quien domina la situación. Es un juego a fin de que uno se dedique absolutamente al otro. Sin que el otro pueda hacer nada. (Si quien domina la situación siente cierta vergüenza asimismo puede entremezclar el juego precedente y vendar los ojos del otro).

2529_522639897898084_4537755612377232001_n
tres. ACEITE DE MASAJE

Únicamente tocar el cuerpo, no vale hacer solamente. Por un día (o bien más) jugad a tocaros, a aproximaros a aquellas zonas erógenas que generan más placer mas no hagáis solamente. Únicamente tocaros. Sin masturbación, sin sexo oral, sin penetración. Únicamente tocar el uno al otro (por turnos) y con el aceite de masaje que facilite ese tacto. Entonces va a tocar mudar las sábanas si estáis en cama…

cuatro. SIN LUZ O bien A PLENA LUZ

Sin luz, únicamente candelas o bien absolutamente lo contrario: una sala totalmente alumbrada. Jugar con la luz puede mudar mucho la perspectiva de la relación íntima. Generalmente tendemos a eliminar luz a nuestras relaciones íntimas… mas asimismo podemos alumbrar bien la sala y contemplar a nuestro compañero o bien compañera de juegos… (y asimismo nos exponemos a ser admirados, claro…).

cinco. IR DIRECTO AL GRANO

Quizá este juego sea más fácil para los hombres. Mas… ¿por qué razón no? Dejar que un día la pareja vaya directa a, por poner un ejemplo, hacernos sexo oral. O bien ser quien buscará de forma directa a tu pareja y le desabrocha el pantalón…

3560_875923822523513_6166647892893340203_n
seis. SUSURRAR UNA FANTASÍA ERÓTICA AL OÍDO

Mejor con todos los detalles. Afirman que de los mejores puntos erógenos de la mujer es la oreja (y no únicamente a fin de que la muerdan), sino más bien a fin de que le cuenten historias muy caliente al oído… ¿A un hombre asimismo le puede agradar? Yo creo que sí…

siete. VER UNA PELÍCULA PORNO O bien ERÓTICA JUNTOS

Aun planteo ver hasta en qué momento podéis mirarla sin tocaros… ¿vais a llegar al final de la película? Posiblemente no. Ver contenido sexual estimula las ganas. Con independencia de la calidad de la película que estéis mirando. Frente a un estímulo sexual, nuestro cuerpo acostumbra a entregar una contestación sexual.

ocho. MIRAR A LOS OJOS MIENTRAS SE HACE SEXO ORAL

Para esto precisamos la luz encendida. Que tu pareja vea que mientras que le haces una mamada o bien un cunnilingus, algunas veces, le miras a los ojos… puede ser algo muy picarón que suba la tensión y asimismo una muestra de cariño, de amor.

nueve. USAR UN COMPLEMENTO (O bien DISFRAZ) QUE TE AYUDE A ADOPTAR UN ROL

No es indispensable un disfraz entero; tal vez puedes localizar algo que te deje meterte en el rol de lo que desees y jugar tal y como si no fueses , tal y como si estuvieses interpretando un papel…
3775_588206048008799_5345509156691789121_n
diez. SIN ROPA INTERIOR FUERA DE CASA

Olvidar “accidentalmente” la lencería y comunicarlo a la pareja cuando todavía estáis lejos de llegar a casa: alguna reacción ocasionará en ella… probablemente un tanto inquieto o bien inquieta se va a poner… y si encima dejáis volar la imaginación sobre lo que podría acontecer sin la lencería…

Hay muchas más cosas, obviamente, muchas más. Mas únicamente ponemos diez para comenzar a hacer rodar la imaginación. Y, sobre todo, planteamos estas pequeñas cosas para estimular que la monotonía no se coma una buena relación de pareja. El sexo no es hacer muchas cosas diferentes y probar todo lo que alguien nos afirme, mas sí que debemos proponernos qué cosas pueden hacer que la monotonía no destroce una buena relación de pareja. Y esto se puede aplicar a muchos otros terrenos… no únicamente la sexualidad.

Festival de Cine Adulto © 2015 Frontier Theme