Festival de Cine Adulto

Tu nueva Guía de Festivales para adultos

Me realizó un trabajo a toda Hostia

1005286_192406784255065_444403306_nEra veintinueve de Octubre y a eso de las diez de la noche sonó el timbre del depto. Me levanté a abrir la puerta y me hallé con una vecina, pequeña, apenas sobre el metro cuarenta, mas deliciosa, un cuerpo muy proporcionado, cintura, cadera espectaculares.

Traía en su mano un enterito negro y me pregunta por Alexa, estaba ocupadísima en su taller concluyendo unos trajes que le habían ordenado. La hice pasar y le solicité que esperase. Le informé a Alexa y lo cierto es que no deseaba atenderla, mas ante mi insistencia accedió.

Mey, es el nombre de la vecina, le solicita un favor muy singular, lo que traía era una parte de un disfraz para la celebración de Halloween que se haría por la mañana siguiente en su oficina y lo precisaba para esa ocasión, lo que implicaba que debería arreglárselo de manera inmediata. La llevó hasta nuestro dormitorio a fin de que se pusiese el traje y poder marcarlo para su compostura. Entonces le solicitó salir hasta el living y empezó a marcarlo.

Yo sentado, viendo tele con un ojo, y con el otro no podía parar de mirar como se le iba marcando la figura de ese precioso y pequeño bom bom.

Terminada la primera faena Mey volvió al dormitorio, mas dejó abierta la puerta lo que me dejó verla en lencería, mas se dejaba ver. Llamó a Alexa para entregarle el enterito, que se fue al taller. Mey prosiguió en el dormitorio en lencería, con voz baja me afirma “vecino”, me aproximé a la puerta y la ví, deliciosa, me quedé sin palabras, y , tomando la iniciativa, me afirma “que le semeja lo que ve?”.

Después de mirar de arriba a abajo le afirmé “exquisita”, de forma inmediata llevó sus brazos a su espalda, desabrochó su sostén y lo dejó caer. No sé como pude reaccionar tan veloz, mas en segundos me quité mis ropas y me abalancé sobre su enana figura, todo era más pequeño, mas muy proporcionado.

Me acosté en cama boca arriba y se montó, su conchita estrechita apenas pudo percibir mi pija que ya explotaba, mis manos gozaban de esa cinturita y cabalgaba y cabalgaba. Su espalda empezó a sudar y sus gemidos, si bien contenidos, eran poco a poco más usuales, hasta el momento en que soltó un “más…más…qué riiiiicoooo”, así como ello exploté y mi semen repletó su cosa.

Intenso es lo que sucedió. Velozmente debí vestirme y salir del dormitorio, mientras que cerró la puerta.

Unos minutos después Alexa le entregó el trabajo y al salir se despidió con un “gracias por todo”, mientras que se despedía de Alexa y me miraba.

Festival de Cine Adulto © 2015 Frontier Theme